Libro primero — El día más largo

logicapsula 9.2

Deduzco que quien me hackea es la ayuda de la que Rayka me ha hablado. Me hiela la sangre comprobar que tiene tanto control, pero se me olvida todo al ver a Beth bajar su moto por el túnel con Isha agarrada a ella.

—Zoro, pavo, estamos bien jodidos —Beth ayuda a Isha a bajar de la moto. Ver que sus ojos continúan apagados me revuelve por dentro—. Me ha costado mucho despistar a esos varks. Tenían un Toro cargado con nitro. ¡Bliksem! ¡Nitro en un blindado, pavo! Pero estoy segura de que no me han podido seguir.

Le indico a Beth que Rayka ha ido al office para llamar a Diana, y sube inmediatamente por el túnel. Me acerco a Isha, asegurándome  antes de que Vektor me considera un aliado; tengo la suficiente info como para saber qué ocurre cuando se acerca alguien que no lo es. Isha toma mi mano y caminamos en silencio hasta la sala “Exégesis”, acompañados por el chisporroteo constante de Vektor. Isha me pide permiso para acceder a la terminal central.

—Vektor me ha dicho que necesita gente en la red para desbloquear niveles de su soft —La tierna voz de Isha me calma, pero lo que dice me toma por sorpresa.

—No conectes todavía a tu juguete, cariño —Rayka entra en la sala para colocarse frente a la terminal central—. Déjame que prepare una conexión segura.

—Eso ya lo sabe hacer Vektor —Isha nos habla con mucha  seguridad mientras Vektor introduce un tentáculo en la terminal.

Observo que a Rayka no le gusta que Vektor enrede con su CTY, pero tras un minuto se muestra tan sorprendida como yo.

[𝞹]> Ese bicho es un fast, está colgando desafíos en la red. <[𝞹]

[𝞹]>Promete premios para quienes los resuelvan. <[𝞹]

[𝞹]> Descifrar esos desafíos libera software que tiene bloqueado. <[𝞹]

—Ése es Spyral, mi amigo —Entiendo que Rayka también recibe el mismo mensaje—. Tu burodema es de lo más low. Lo sabes, ¿no? —Sonríe tocándose la nuca con su dedo índice indicando su burodema—. Deberías injertarte una que no se vea.

—Pero entonces no podría haber añadido las mejoras que tiene escondidas —Sonrío porque quiero impresionarle. Soy un slag feliz que no tiene ni idea de qué se le avecina.

[𝞹]>Vektor busca liberarse. Hay que saber de qué. <[𝞹]

[𝞹]> Y de quién. <[𝞹]

[𝞹]> Ha encriptado la conexión. Rayka, tu CTY sigue siendo segura. <[𝞹]

—Espero que compartas conmigo lo que averigües —Sé que él escucha lo que hablo a través de mi burodema. Por eso me molesta que no conteste—. ¿Qué tengo que hacer para que me responda? —pregunto a Rayka contrariado.

—Nene, créeme, nunca podrás darle lo que yo le doy —Rayka me sonríe con sus manos apoyadas en sus caderas—. Él es quien se pone en contacto contigo, no al revés. Y ten por seguro que lo hará si le sigues gustando.

Son pocas las veces que alguien consigue dejarme sin palabras, y ésta es una de ellas. De nuevo me pongo celoso al imaginarme a Rayka acostándose con otro, pero por amor propio me obligo a prestar toda mi atención a Isha, que se ha quedado dormida sobre la parte de Vektor que no chisporrotea. Rayka se acerca a mí hasta poner sus ojos delante de los míos.

—Valentine me dice que te invita a un Ruso Blanco a cambio de tu sitio VIP, para trabajarse a un nuevo proveedor mientras esperamos que llegue Diana. ¿Te subes? Spyral dice que tenemos un rato mientras os busca una salida. Además, los Ruskys tienen la zona controlada. No te preocupes por Isha, yo cuido de ella.

Deduzco que quien me hackea es la ayuda de la que Rayka me ha hablado. Me hiela la sangre comprobar que tiene tanto control, pero se me olvida todo al ver a Beth bajar su moto por el túnel con Isha agarrada a ella.

—Zoro, pavo, estamos bien jodidos —Beth ayuda a Isha a bajar de la moto. Ver que sus ojos continúan apagados me revuelve por dentro—. Me ha costado mucho despistar a esos varks. Tenían un Toro cargado con nitro. ¡Bliksem! ¡Nitro en un blindado, pavo! Pero estoy segura de que no me han podido seguir.

Le indico a Beth que Rayka ha ido al office para llamar a Diana, y sube inmediatamente por el túnel. Me acerco a Isha, asegurándome  antes de que Vektor me considera un aliado; tengo la suficiente info como para saber qué ocurre cuando se acerca alguien que no lo es. Isha toma mi mano y caminamos en silencio hasta la sala “Exégesis”, acompañados por el chisporroteo constante de Vektor. Isha me pide permiso para acceder a la terminal central.

—Vektor me ha dicho que necesita gente en la red para desbloquear niveles de su soft —La tierna voz de Isha me calma, pero lo que dice me toma por sorpresa.

—No conectes todavía a tu juguete, cariño —Rayka entra en la sala para colocarse frente a la terminal central—. Déjame que prepare una conexión segura.

—Eso ya lo sabe hacer Vektor —Isha nos habla con mucha  seguridad mientras Vektor introduce un tentáculo en la terminal.

Observo que a Rayka no le gusta que Vektor enrede con su CTY, pero tras un minuto se muestra tan sorprendida como yo.

[𝞹]> Ese bicho es un fast, está colgando desafíos en la red. <[𝞹]

[𝞹]>Promete premios para quienes los resuelvan. <[𝞹]

[𝞹]> Descifrar esos desafíos libera software que tiene bloqueado. <[𝞹]

—Ése es Spyral, mi amigo —Entiendo que Rayka también recibe el mismo mensaje—. Tu burodema es de lo más low. Lo sabes, ¿no? —Sonríe tocándose la nuca con su dedo índice indicando su burodema—. Deberías injertarte una que no se vea.

—Pero entonces no podría haber añadido las mejoras que tiene escondidas —Sonrío porque quiero impresionarle. Soy un slag feliz que no tiene ni idea de qué se le avecina.

[𝞹]>Vektor busca liberarse. Hay que saber de qué. <[𝞹]

[𝞹]> Y de quién. <[𝞹]

[𝞹]> Ha encriptado la conexión. Rayka, tu CTY sigue siendo segura. <[𝞹]

—Espero que compartas conmigo lo que averigües —Sé que él escucha lo que hablo a través de mi burodema. Por eso me molesta que no conteste—. ¿Qué tengo que hacer para que me responda? —pregunto a Rayka contrariado.

—Nene, créeme, nunca podrás darle lo que yo le doy —Rayka me sonríe con sus manos apoyadas en sus caderas—. Él es quien se pone en contacto contigo, no al revés. Y ten por seguro que lo hará si le sigues gustando.

Son pocas las veces que alguien consigue dejarme sin palabras, y ésta es una de ellas. De nuevo me pongo celoso al imaginarme a Rayka acostándose con otro, pero por amor propio me obligo a prestar toda mi atención a Isha, que se ha quedado dormida sobre la parte de Vektor que no chisporrotea. Rayka se acerca a mí hasta poner sus ojos delante de los míos.

—Valentine me dice que te invita a un Ruso Blanco a cambio de tu sitio VIP, para trabajarse a un nuevo proveedor mientras esperamos que llegue Diana. ¿Te subes? Spyral dice que tenemos un rato mientras os busca una salida. Además, los Ruskys tienen la zona controlada. No te preocupes por Isha, yo cuido de ella.

El día más largo — Parte 07 | 2 de 2

<Pág. anterior

2 de 2

Suscríbete y lee cada capítulo nuevo.

Si te ha gustado comparte