Libro primero — El día más largo

logicapsula 12.1

Avanzo por delante de la barra mientras Beth me cubre disparando a los mercenarios que intentan entrar para rescatar a su líder de la sala. Las balas vuelven a silbar a mi alrededor, pero esta vez no cierro los ojos y veo cómo alcanzan a Beth en el momento en que entro en el office. La imagen de Isha en mi cabeza tira de mí y bajo a zancadas por el túnel gritando su nombre, pero me detengo antes de entrar en la bodega al recibir un nuevo mensaje de Spyral en mi burodema.

[𝞹]>Has hecho que maten a Rayka. Lo sabes ¿no? <[𝞹]

[𝞹]> Lo ha dado todo por esa cría porque es importante para ti. <[𝞹]

[𝞹]> Haz que haya merecido la pena, o te joderé como nadie lo ha hecho. <[𝞹]

—¿Crees que no lo sé? ¡Eh! —Una presión en el pecho me dificulta la respiración y  suspiro sudando culpa por cada uno de mis poros—. Rayka es… era. Era mi amiga. La única que me hacía sentirme querido —Spyral no contesta—. Dime por dónde salimos de aquí.

Entro en la sala metálica de la bodega y me acerco a Isha, que está de espaldas a la CTY mirando al suelo mientras Vektor continúa enchufado a la red.

—Isha, pequeña, tenemos que irnos de aquí antes de que te encuentren —Tomo su mano y miro hacia Vektor preguntándome dónde está su cara—. Eh, Vektor, si no nos vamos ya no podremos escapar.

La criatura se desengancha y se agrupa de nuevo en la espalda de Isha. Salimos de la sala y nos detenemos frente a la moto de Beth. La miro un par de veces y después el túnel de salida.

—Ni de coña —Es lo único que se me ocurre decir al saber que no voy a ser capaz de llevar a Isha en la moto conmigo.

[𝞹]>Olvídate de la moto. <[𝞹]

[𝞹]> Salid corriendo por el túnel y caminad recto. <[𝞹]

[𝞹]> Encontraréis una alcantarilla. He anulado el sellado. Entrad. <[𝞹]

Gruño al salir por el túnel, agarro la mano de Isha, y echamos a correr buscando la alcantarilla para alejarnos de los alrededores del Black Rose, de donde se oyen disparos y rugidos de motores acercándose. Veo a lo lejos un dron de la policía acercándose justo en el momento que encuentro la alcantarilla al lado de uno de esos locos del caos.

Esta gente siempre me divierte con sus carteles, pero en ese momento sólo me hace escupir mierda por la boca porque va a hacer que la policía nos localice. Isha da unos toques a Vektor, e inmediatamente levanta con dos tentáculos la tapa para cerrarla en cuanto nos agarramos a la escalerilla. Nos libramos por los pelos, pero estamos totalmente a oscuras y no sé por dónde seguir. Sin que yo dé ninguna orden, el pequeño dron de mi burodema se activa y sale volando con las luces encendidas.

[𝞹]> Seguid al dron, os conduciré al taller de Pier. <[𝞹]

[𝞹]> No os paréis por nada. <[𝞹]

[𝞹]> No os paréis por nadie. <[𝞹]

Avanzo por delante de la barra mientras Beth me cubre disparando a los mercenarios que intentan entrar para rescatar a su líder de la sala. Las balas vuelven a silbar a mi alrededor, pero esta vez no cierro los ojos y veo cómo alcanzan a Beth en el momento en que entro en el office. La imagen de Isha en mi cabeza tira de mí y bajo a zancadas por el túnel gritando su nombre, pero me detengo antes de entrar en la bodega al recibir un nuevo mensaje de Spyral en mi burodema.

[𝞹]>Has hecho que maten a Rayka. Lo sabes ¿no? <[𝞹]

[𝞹]> Lo ha dado todo por esa cría porque es importante para ti. <[𝞹]

[𝞹]> Haz que haya merecido la pena, o te joderé como nadie lo ha hecho. <[𝞹]

—¿Crees que no lo sé? ¡Eh! —Una presión en el pecho me dificulta la respiración y  suspiro sudando culpa por cada uno de mis poros—. Rayka es… era. Era mi amiga. La única que me hacía sentirme querido —Spyral no contesta—. Dime por dónde salimos de aquí.

Entro en la sala metálica de la bodega y me acerco a Isha, que está de espaldas a la CTY mirando al suelo mientras Vektor continúa enchufado a la red.

—Isha, pequeña, tenemos que irnos de aquí antes de que te encuentren —Tomo su mano y miro hacia Vektor preguntándome dónde está su cara—. Eh, Vektor, si no nos vamos ya no podremos escapar.

La criatura se desengancha y se agrupa de nuevo en la espalda de Isha. Salimos de la sala y nos detenemos frente a la moto de Beth. La miro un par de veces y después el túnel de salida.

—Ni de coña —Es lo único que se me ocurre decir al saber que no voy a ser capaz de llevar a Isha en la moto conmigo.

[𝞹]>Olvídate de la moto. <[𝞹]

[𝞹]> Salid corriendo por el túnel y caminad recto. <[𝞹]

[𝞹]> Encontraréis una alcantarilla. He anulado el sellado. Entrad. <[𝞹]

Gruño al salir por el túnel, agarro la mano de Isha, y echamos a correr buscando la alcantarilla para alejarnos de los alrededores del Black Rose, de donde se oyen disparos y rugidos de motores acercándose. Veo a lo lejos un dron de la policía acercándose justo en el momento que encuentro la alcantarilla al lado de uno de esos locos del caos.

Esta gente siempre me divierte con sus carteles, pero en ese momento sólo me hace escupir mierda por la boca porque va a hacer que la policía nos localice. Isha da unos toques a Vektor, e inmediatamente levanta con dos tentáculos la tapa para cerrarla en cuanto nos agarramos a la escalerilla.

Nos libramos por los pelos, pero estamos totalmente a oscuras y no sé por dónde seguir. Sin que yo dé ninguna orden, el pequeño dron de mi burodema se activa y sale volando con las luces encendidas.

[𝞹]> Seguid al dron, os conduciré al taller de Pier. <[𝞹]

[𝞹]> No os paréis por nada. <[𝞹]

[𝞹]> No os paréis por nadie. <[𝞹]

El día más largo — Parte 10 | 1 de 2

Pág. Siguiente>

1 de 2

Suscríbete y lee cada capítulo nuevo.

Si te ha gustado comparte